Huelva, 5 de Mayo de 2012


Pregón de la Coronación Canónica a cargo de

D. Rafael Prada Sierra

30 de abril de 2012

"Una Reina con cara de niña, una niña con cara de Reina"

Numerosísimos los Hermanos, devotos y cofrades onubenses los que llenaban el Gran Teatro el pasado día 30 de Abril con motivo del pregón de la coronación canónica de María Santísima de la Victoria, acto que fue presidido por el Delegado Diocesano de Hermandades en nombre del Obispo, D. Diego Capado, el Párroco del Polvorín D. Miguel Fuentes, el Alcalde de la Ciudad y Padrino de la Coronación D. Pedro Rodríguez, el Hermano Mayor D. Isidoro Olivero, el Secretario de la Hermandad D. Julián Ruiz, estando a cargo del pregón, el cofrade onubense D. Rafael Prada Sierra.

La Banda Municipal fue la encargada de interpretar "Victoria del Polvorín", al inicio del acto y "Ave Verum" de Mozart, concluyendo con la Marcha Real. Rafael Prada fue presentado por el Hermano Mayor D. Isidoro Olivero, quien evocó una infancia común compartida en popular barrio del Ciruelo. Hizo también mención a la faceta docente del orador recalcando su trayectoria tan extensa en la enseñanza calificándolo como uno de los grandes pregoneros de Huelva y gran cofrade calvarista.

El pregonero inició su disertación refiriéndose al paisaje inigualable de Huelva, como bello escenario de una historia de amor entre María Santísima de la Victoria y el pueblo onubense y piropeó a la Madre de Dios, señalando que "Victoria es una Reina con cara de niña y una niña con cara de Reina" porque "si Duarte usó la gubia, no todo fue eso sino que lo demás lo hizo el cielo que fue quien le dio su gracia".

El pregonero vinculó su experiencia sobre el escenario del Gran Teatro, con la vivida hace algo menos de un año en un viaje a Tierra Santa. Recordó la visita a la iglesia de la Visitación de la Virgen a Isabel. Evocó los momentos en que la Madre de Dios estaba cerca de dar a luz, "la mejor procesión del Corpus", y "en esos momentos quería darle imagen a esa mujer que había sido elegida por Dios entre todas las mujeres". Y ese rostro, para el que en esos momentos fuera peregrino, "estaba al otro lado del Mediterráneo, al poniente"; el rostro de una Virgen que sale cada año hacia Huelva que hace dos salidas: una en El Polvorín y otra en el arco cuando deja el Barrio Obrero: "Es todo gracia, hermosura y serenidad que va a perfumar a toda Huelva".

También el pregonero se acordó de otras mujeres que se verán beneficiadas por la obra social de la Coronación. Relató las vivencias de tres chiquillas abocadas a la sórdida vida de la prostitución que gracias al amor de la Virgen y la voluntad de los Hermanos de la Victoria, encontrarán otro futuro en San Francisco de Macorís (República Dominicana): "Dios se vale de esta Hermandad de Huelva para llevar esperanza a tierras lejanas".

Rafael Prada sentenció que "Huelva quiso a la Victoria desde el principio" y recordó cómo el presbítero Pablo Rodríguez sintió que su hermandad era la fuerza impulsora de una parroquia que había sido seriamente dañada en la Guerra Civil. Así se remontó a aquel histórico 8 de diciembre de 1940, inicio "de una ilusión", en unos momentos de penurias y auténtica hambre. Pero en esa mañana de diciembre, un cortejo de las Hermanas Teresianas "se dirigía al Polvorín llevando a la Madre y desde entonces Huelva no ha dejado de quererla". También hizo referencia a otros momentos de zozobra como son los que se viven en la actualidad. Invitó a los presentes y todos los devotos, que "dirijáis los ojos a María para encontrar un modelo a seguir". "Seamos buenos ciudadanos pero volved también los ojos a Ella pues nunca nos abandonará ni nos sentiremos solos". El pregonero hizo mención de la "gente fiel y muy entregada por la que las cosas se consiguen en las hermandades". En el caso de la Victoria, se acordó de Paco Monís y Pepe Peguero.

Rafael Prada conminó a los hermanos de la Victoria y a los onubenses en general a que "toda la coronación la viváis con alegría y sencillez". Pero no podía acabar su exposición, sin hacer referencia a la vinculación que la Victoria y la Cofradía en general tiene con las Hermanas de la Cruz. De este modo, el pregonero se deleitó evocando la llegada del palio a la Plaza Niña y los rezos que surgen de las religiosas y que se contagian en los allí presentes, recordando que esta Hermandad fue la primera en pasar por Plaza Niña y visitar a las hermanitas de los pobres, como si fuera la cruz de guía que fue marcando el camino para otras cofradías de la ciudad, creando así un punto imprescindible en nuestra Semana Santa. Con un "tú eres Reina de los cielos y para Huelva su gloria, Tu siempre serás Victoria", acabó su pregón Rafael Prada que fue largamente ovacionado y obsequiado con un artístico pergamino como recuerdo de su pregón, realizado por el artista onubense Mario Moya.

Fotografías: José Ángel Márquez

Nota: Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta Web sin citar la procedencia.
En el caso de las fotografías será necesario la autorización previa y expresa del autor.

www.webvictoria.es

Web No Oficial de la Hermandad de la Victoria (El Polvorín)

 © 2002- José Ángel Márquez